Tres áreas de actividad

Distribución


El oficio de editor y el de distribuidor son indisociables. Publicar significa también hacer llegar un libro a su lector en el momento y en el lugar adecuados: librería, centro comercial especializado, papelería, hipermercado. El oficio de distribuidor se basa en una logística tanto más compleja, cuanto que el número de títulos tratados es elevado: éste se acerca a las cien mil referencias en la mayoría de los centros de distribución del grupo Hachette Livre, y el número de volúmenes almacenados puede sobrepasar, con frecuencia, los cien millones de ejemplares. La facturación, el transporte y la gestión de las devoluciones contribuyen a hacer de la distribución un eslabón estratégico en la cadena de valor del libro. El libro electrónico también requiere una distribución, lo cual implica una práctica específica y unas infraestructuras diferentes.