ESPAÑA, AMÉRICA LATINA

Presentación

El origen de Hachette España se remonta a 1959, cuando Germán Sánchez Ruipérez funda en Salamanca Ediciones Anaya, especializada en el libro de texto. A lo largo de los años, se fue desarrollando el grupo editorial, extendiendo su actividad hacia otras áreas de la edición, mediante la adquisición y la creación de diversas editoriales, como Cátedra o Alianza en el ámbito de la literatura y las humanidades, o Pirámide y Tecnos en las publicaciones universitarias y profesionales. El crecimiento continuó con la creación de otras empresas o sellos editoriales en diferentes regiones, en la línea de compromiso del Grupo con la realidad plurilingüe española. El grupo Anaya, que se unió a Hachette Livre en 2004, alberga hoy en día una veintena de sellos editoriales y ha continuado su expansión internacional en Latinoamérica, destacando su presencia en México. Con más de 3.900 títulos publicados en 2015, Hachette España es líder en los sectores escolar y universitario, y un grupo generalista muy dinámico.

EL MERCADO DIGITAL : LAS EDITORIALES INNOVAN

  • Evaluapp

    Evaluapp es una herramienta que permite la evaluación continua del aprendizaje y de la adquisición de las capacidades establecidas en el currículo. Es una nueva utilidad propiedad del Grupo Anaya para facilitar la cada vez más compleja actividad de evaluación, adaptada a las distintas normativas de las Comunidades Autónomas. Se ha comenzado por Andalucía.

  • AulaDigital

    AulaDigital es un nuevo servicio digital que facilita la distribución del contenido editorial y que permite trabajar con él dentro y fuera del centro escolar. Cuenta con una versión online y una aplicación para tabletas que se sincronizan, por lo que permite el trabajo en situaciones de baja conectividad. Al estilo de un LMS muy simple, permite al profesorado crear y organizar sus aulas digitales y personalizar contenidos.

  • Nuevos libros digitales

    Se ha incluido en el diseño de los libros digitales mejoras en la usabilidad, en la adopción de estándares y en la interoperabilidad de los contenidos. Se tiene en cuenta la variedad de dispositivos y situaciones de conectividad en la que van a ser utilizados, con especial énfasis en la realidad offline de gran parte de los centros educativos. La forma de distribución asegura la actualización permanente de los contenidos así como la sincronización con LMS en su caso.